¿Cómo tomar una decisión?

¿Cómo tomar una decisión?

decisionesNuestra vida es una cadena de decisiones. Tomamos decisiones todo el tiempo, todos los días. Desde que me despierto, decido entre la opción de levantarme o la opción de quedarme durmiendo un poco más. Incluso si pienso que “tengo que” levantarme, la opción de no hacerlo existe (y hay muchos que deciden quedarse dormidos, a pesar de “tener que” hacer diferente). En éste sentido, incluso no decidir se convierte en una decisión.

Todas las decisiones que tomamos, grandes o pequeñas tienen consecuencias. Con las decisiones que tomo y sus consecuencias, moldeo mi vida. La vida que tengo actualmente, con lo bueno y lo malo es el resultado de las decisiones que yo he tomado. Si mi vida no me gusta, debo preguntarme ¿qué he hecho yo para que esto sea diferente?

Sin embargo, demasiadas personas tienen dificultades para tomar decisiones. Ésta dificultad viene de tres razones principales:

1. No tengo una meta: Necesito tener metas para poder decidir. Si yo no sé para donde voy, da igual en qué dirección camine. La meta me da un marco de referencia.

2. Lo quiero todo: No quiero perder nada. Con el ejemplo anterior, no puedo quedarme acostado y levantarme al mismo tiempo. Y tengo que estar dispuesto a perder algo en el proceso de decidir. Si decido quedarme dormido, puedo perder tiempo, llegar tarde al trabajo/clases, perder una oportunidad, ser castigado. Si me levanto, pierdo la comodidad de mi cama en la mañana, el disfrute de seguir durmiendo temprano en la mañana. ¿Cuál de las dos estoy dispuesta a perder y qué gano con cada una? Es aquí donde entran en juego las metas.

Si yo tengo una meta, me acuerdo de mi meta en la mañana, luego, durante el día reviso si las decisiones que estoy tomando a cada instante me están alejando o acercando a mí meta.  En la noche, reviso si avance hacia mi meta o no. Si avance, bien. Si no o si retrocedí, entonces es un día de mi vida desperdiciado.

Tomando nuevamente el ejemplo, si mi meta es ser un buen trabajador, lo primero es llegar a tiempo al trabajo. Seguir durmiendo me aleja de ésta meta y levantarme me acerca. Entonces la decisión es levantarme, si quiero ser coherente con lo que digo que quiero.

3. No quiero responsabilizarme o comprometerme con mis decisiones: y muchos menos de las consecuencias de esas decisiones. De éstas no puedo echarle la culpa a nadie (aunque lo hacemos). Volviendo al ejemplo, si tome la decisiones de quedarme durmiendo y luego voy tarde a una reunión, sería incorrecto o irresponsable decir “me agarró la tarde” como que la tarde fuera esta fuerza incontrolable que nos dejó sin otra opción que llegar tarde, cuando es sólo una consecuencias de nuestras acciones.

Éste es un ejemplo pequeño en el que nos cuesta responsabilizarnos, pero ésta tendencia se nota más cuando se trata de decisiones que tienen consecuencias que no tienen vuelta atrás y que pueden marcar nuestra vida para siempre.

A mí me cuesta tomar decisiones porque...

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...
Ana Salgado

About Ana Salgado

Psicóloga clínica especialista en terapia sexual y de parejas formada en la prestigiosa Universidad de Barcelona.
Divide su tiempo entre su exitosa práctica clínica, conferencias y su labor como columnista y bloguera.
Para concertar una cita en línea, haz clic aquí.

2 comentarios en “¿Cómo tomar una decisión?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *