Mitos sobre la sexualidad masculina: deseo y orgasmo

Mitos sobre la sexualidad masculina: deseo y orgasmo

mitos sexualidd masculinaLa sexualidad masculina está plagada de mitos. Especialmente en lo referente a la cantidad y frecuencia de deseo que tienen.

Algunos de los más comunes sobre son:

 El orgasmo y la eyaculación son un mismo proceso: La mayoría de los hombres experimenta su primer orgasmo mediante la masturbación. Los hombres, en promedio, aprenden a masturbarse más tarde que las mujeres y por tanto, muchos experimentan su primer orgasmo a una edad donde ya hay producción de semen y esto sostiene el mito que cada vez que hay un orgasmo, líquido sale del pene (hay eyaculación).

Sin embargo, el orgasmo y la eyaculación son procesos independientes, que generalmente suceden juntos pero que pueden ocurrir por separado o desligados. Esto implica que, igual que las mujeres, la capacidad orgásmica del hombre es ilimitada, pero se ve limitada por la eyaculación y los procesos que siguen a la eyaculación (pérdida de la erección y período refractario, es decir, el tiempo entre que tengo una eyaculación y que puedo lograr una erección nuevamente). Un hombre puede, sin embargo, aprender a separar conscientemente estos procesos para poder tener múltiples orgasmos antes de eyacular. Es un entrenamiento que toma tiempo y práctica pero que se puede lograr con control mental y de la respiración.

Los hombres tienen más deseo sexual que las mujeres: El deseo sexual se ve influenciado por varios factores.

  • Factores genéticos: la cantidad de deseo sexual que tenemos naturalmente es heredada.
  •  Factores culturales: la sociedad promueve la vivencia exacerbada de la sexualidad y del deseo sexual en los hombres y reprime duramente el de las mujeres.
  •  Factores personales: dependiendo de las vivencias y creencias que tengamos acerca de nosotros como seres sexuales, viviremos nuestra sexual con más o menos libertad para dejarnos sentir, expresar y administrar de manera saludable y responsable nuestro deseo sexual

Por tanto, la cantidad de deseo sexual que tenemos es muy personal y va cambiando a través de la vida. Sería por tanto incorrecto generalizar.

Los hombres siempre tienen ganas: Esto es, de nuevo, un proceso personal influenciado por varios factores como el nivel de estrés, el cansancio, el estado de ánimo, el bienestar que sienta al relacionarse con la pareja, la edad, del permiso que logre darse el hombre de aceptar que en ese momento no quiere tener sexo, su estado de ánimo y salud física general, etc. Es igual que como pasa en las mujeres, porque al final, todos somos seres humanos y funcionamos, en términos generales, de la misma manera.

Ana Salgado

About Ana Salgado

Psicóloga clínica especialista en terapia sexual y de parejas formada en la prestigiosa Universidad de Barcelona. Divide su tiempo entre su exitosa práctica clínica, conferencias y su labor como columnista y bloguera. Para concertar una cita en línea, haz clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *