Los peligros del cibersexo

Los peligros del cibersexo

Privacidad

La tecnología a veces hace la vida más complicada. Especialmente complicada ha resultado para los que son padres de niños y adolescentes modernos, de esos que nacieron sabiendo usar una computadora y son más diestros navegando en internet y usando un teléfono inteligente que sus padres.

Esta vez me voy a referir al hecho que cada vez recibo más casos de chicas adolescentes de todas las clases sociales, de todos los colegios, religiones y calificaciones (las buenas alumnas no se salvan) y tan jóvenes como de 12 años con sus fotos desnudas o en situaciones sexuales colgadas en internet.

A pesar de la gravedad de los hechos, me parece que es sólo el extremo de un problema más grande: niños y adolescentes manejando aparatos que no están preparados ni maduros emocionalmente para manejar.

Me parece que esto es un poco como los carros. Al inicio, cuando se inventaron y los adultos empezaron a usarlos, les pareció bien, incluso divertido que los niños que ya llegaban a los pedales los usaran también. Se inventaron, casi al mismo tiempo, los accidentes automovilísticos y nos tomó algunas generaciones el lograr tener la suficiente experiencia para poder ponernos de acuerdo como sociedad sobre los criterios bajo los que le doy un auto a un adolescente (en Nicaragua, no antes de los 16 años acompañado y no antes de los 18 solo, pero en otros países un poco mayores) y los criterios bajo los que NO se lo doy (no es maduro, se excede con el alcohol, etc)

Tal vez eso se necesita, muchos años de “accidentes cibernéticos” para que los padres entiendan que un adolescente (mucho menos un niño) debería andar con un teléfono personal a su disposición en todo momento, tener perfiles en las redes sociales, tener acceso no supervisado a internet en general, tener una computadora sin TODOS los filtros para niños, etc.

Cada padre ha de informarse y conocer las posibles consecuencias que tiene la tecnología no supervisada en los hijos, es parte del trabajo de ser padre en estos tiempos, y con esta información ir tomando decisiones con respecto a estos asuntos, asumiendo siempre las posibles consecuencias que estas decisiones puedan acarrear.

Asimismo, se necesita iniciar un diálogo abierto a nivel familiar pero también a nivel social, en las instituciones  y en los colegios, para dejar de pensar que estas son cosas que pasan en otros países o a otras personas.  Mientras esto se maneje desde el sigilo, desde el secreto, desde el rumor, desde lo anecdótico, no se hace  nada para atacar al problema.

¿Conocés a alguien cuya foto inapropiada haya terminado en Internet?

Cargando ... Cargando ...

 

Ana Salgado

About Ana Salgado

Psicóloga clínica especialista en terapia sexual y de parejas formada en la prestigiosa Universidad de Barcelona. Divide su tiempo entre su exitosa práctica clínica, conferencias y su labor como columnista y bloguera. Para concertar una cita en línea, haz clic aquí.

2 comentarios en “Los peligros del cibersexo

  1. Hola Ester,

    Varias recomendaciones:

    1. No buscar en cualquier lugar: buscar los lugares serios y mejores ranqueados para conocer gente en línea. Muchos sitios son sólo de estafas.
    2. NUNCA dar tus datos personales: para esto lo mejor es crear una dirección de correo sólo para esto que no incluya tu apellido y con la que no se puedan tener acceso a tu dirección, teléfono de tu casa y por supuesto, nunca dar información sensible.
    3. Si van a conocerse en persona, que sea en un lugar público, con mucha gente y durante el día.
    4. Tené cuidado con los que te preguntan si tenés cámara y cortá comunicación con los que te pidan hacer algo sexual ya sea por escrito o con una foto o sesión con webcam. Ahora bien, si decidís hacerlo, nunca mostrés la cara.

    Y por lo demás, tomar las precauciones que uno toma en la vida real. Cuidar de uno mismo.

    Saludos cordiales,

    Ana Salgado
    Terapeuta Sexual y de Parejas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *