¡Feliz (o no tan feliz) Aniversario!

¡Feliz (o no tan feliz) Aniversario!

Los seres humanos obtenemos gran tranquilidad en la rutina. Saber que va a pasar, para donde voy y que se espera de mí nos da una gran sensación de seguridad. Todo este paraíso rutinario se altera durante las fiestas. Hay muchas películas de Hollywood que nos advierten de este fenómeno, el stress de las fiestas.

En el caso de las relaciones de pareja hay dos fechas especialmente estresantes en este sentido.  El día del aniversario y el fatídico día de San Valentín.

Aquí de nuevo sale Hollywood a relucir. Tanta película con Meg Ryan nos ha llenado la cabeza con expectativas que es muy poco probable que se cumplan. Pero, si este es el hombre de mi vida, ¿como es posible que no sepa exactamente lo que yo quiero?

Y aquí entramos en un dilema: Por una parte, quiero la reproducción exacta de aquella escena de “Kate and Leopold” donde ella, una mujer moderna (como todas nosotras) regresa de un ajetreado día de trabajo y se encuentra con que su príncipe azul (de la era victoriana, que es la única época en la que existieron, muy a nuestro pesar) le tiene organizada una romántica cena a la luz de las velas y bajo las estrellas. Y por otra parte quiero que todo esto se le ocurra a él, porque si se lo digo directamente, pierde la magia. Que no daríamos por que nos leyera la mente!

Bueno, como eso no va a suceder, por lo menos no por ahora, se vuelve necesario que hagamos algo para poder conseguir lo más cercano a lo que deseamos y no terminemos en la típica cena + típico sexo (Ah! Porque hay que tener sexo, sin importar que tan cansadas y sin ganas estemos después de tanto ajetreo y estrés por las fiestas) de todos los años, pero sin tener que dar instrucciones que le quitan la magia y la espontaneidad a la ocasión.

En estos casos, lamentablemente, toca decidir qué es más importante y que prefiero: la espontaneidad o una escena predeterminada. Si voy por la espontaneidad, entonces me tengo que dejar llevar y lograr recibir lo que la otra persona quiera y pueda darme y tomar el riesgo de que eso incluya la nada (sí, NADA). Si lo que quiero es algo específico y eso específico ya sé que no se le va a ocurrir a la otra persona, pues tengo que soltar la espontaneidad y darle la receta como de cocina.

No se puede tener todo en la vida, pero si podemos escoger cómo queremos pasar nuestros días especiales.

El asunto del reciclaje: volver con el ex

El asunto del reciclaje: volver con el ex

Este no es el mismo tema de darnos una segunda oportunidad, donde todavía estamos juntos. Aquí hablo del ex, específicamente una relación que termina y después de un tiempo más o menos largo, por alguna razón o circunstancia se les ocurre la idea de volver a unirse, ya sea sólo en la cama o también en la vida.

En lo personal, siento que volver con el ex es, como la mayoría de las fantasías, mejor dejarlo como fantasía. En el intento de revivir los recuerdos nostálgicos de los buenos tiempos, arruinamos el recuerdo y de todos modos la fantasía no da para darle combustible a la experiencia actual.

En el caso del sexo, además de no ser como la primera vez, la conexión ya no es la misma porque ya el amor y la ilusión no son puras, sino que la relación está llena de heridas y de facturas no pagadas que hacen que la experiencia no sea la misma, a pesar de la complicidad y cariño que podamos tenernos y el hecho que nos conocemos, no nos da pena la desnudez y sabemos lo que nos gusta.

Pero todo esto ya lo sabemos o por lo menos lo intuimos. Entonces, ¿por qué intentamos  volver con el ex? Yo creo que tiene que ver con algunos de estos factores:

  •  Estar aburrida de estar soltera y todo lo que eso significa, especialmente a ciertas edades cuando todos tus amigos están casados y/o con hijos y te quedás sin conversación con ellos.
  • La calle esta dura: conseguir una aventura de una noche es fácil, pero la gente (hombres y mujeres) no se quieren comprometer y después de un tiempo, podés estar cansada de las aventuras.
  • Mejor viejo conocido: Vamos a lo seguro porque ya nos conocemos y eso nos puede dar una cierta comodidad y hacernos sentir en confianza. Ya sabemos lo que vamos y no vamos a recibir (y si no aprendimos la primera vez, la segunda tampoco)
  • Melancolía: Por lo que pudimos ser, lo que no fuimos. Esto nos  puede hacer creer que se puede empezar de cero (y no se puede)

En mi caso, cuando lo he intentado, ha sido bastante decepcionante. Tampoco conozco a alguien que le haya ido bien en este experimento, pero seguro que deben haber excepciones (¿alguien comparte?)

Buscando el amor en Internet

Buscando el amor en Internet

Internet se ha convertido en uno de los lugares más efectivos para conocer personas y encontrar el amor. Las estadísticas no mienten: 17% de las personas que se casaron en el último año y el 20% de las personas que tienen actualmente una relacion seria han conocido a su espos@ o pareja en línea. De hecho, es estadísticamente menos probable encontrar el amor de tu vida en un bar, mientras estudiás o trabajás que en internet.

 

Sin planearlo, yo soy parte de las estadísticas. Yo conocí a mi marido en una formal reunión de trabajo. Si no fuera por las redes sociales, muy probablemente nunca más hubiéramos hablado. Pero él me agregó en Facebook y con la tranquilidad que da el anonimato de las interacciones virtuales empezamos a hablar. Y hablamos y hablamos…hasta que un día quedamos de vernos en persona. Y lo demás, es historia 🙂

 

Pero, igual que en la vida real, hay que tomar precauciones para reducir las posibilidades de malos ratos. Algunas de las recomendaciones a seguir:

 

  • No buscar en cualquier lugar: Puedes buscar usando Facebook que te conecta con los amigos de tus amigos (así podés pedir referencias a tus amigos),  a través de Badoo (que se ha vuelto una red social nicho para personas que quieren conocer personas nuevas) o Twitter, que te permite conectarte con personas de tus mismos itntereses. Pero hay que tener cuidado con sitios menos conocidos y/o serios porque muchos son para obtener tus datos personales y estafarte.
  • NUNCA dar tus datos personales: para esto lo mejor es crear una dirección de correo o un perfil personal sólo para esto que no incluya tu apellido y con la que no se puedan tener acceso a tu dirección, teléfono de tu casa y por supuesto, nunca dar información sensible.
  • Si van a conocerse en persona, que sea en un lugar público, con mucha gente y durante el día.
  • Tené cuidado con los que te preguntan si tenés cámara y cortá comunicación con los que te presionan a hacer algo sexual ya sea por escrito, con una foto o sesión con webcam. Ahora bien, si decidís hacerlo, nunca mostrés la cara y asegurate de que se mantenga privado.

Recordá que la gente miente, especialmente en el anonimato de las relaciones virtuales. Los hombres mienten más acerca de su altura, edad e ingresos económicos y las mujeres acerca de su peso, figura y edad.

Ser la otra

Ser la otra

La primera causa de divorcio en Nicaragua es la infidelser la otraidad. De este dato podemos deducir que existe una masa significativa de mujeres que en algún momento de sus vidas deciden establecer relaciones más o menos estables con hombres que están en relaciones formales, lo sepan ellas conscientemente o no.

El nombre que le damos a estas mujeres: “la querida”. Me llama la atención porque denota que a esa mujer es a la que se quiere. Pareciera sugerir que a la esposa no se le quiere, sino que se entiende que se está con ella por que el matrimonio es para siempre, por lo hijos, etc.

Read more

¿Cuándo una relación tiene futuro?

¿Cuándo una relación tiene futuro?

relacion sin futuroSe requiere mucho más que dos personas conviviendo para formar una pareja. Muchas personas están en relaciones de pareja que se ha vuelto inexistentes. Las parejas inexistentes pueden clasificarse en:

  • Los hermanitos: Generalmente se llevan bien pero no hay sexo/deseo/interés sexual entre ellos.
  • Los peor es nada: Están unidos por cosas que no son el amor, generalmente hijos, comodidad económica, deudas, el qué dirán, el deseo de no ser divorciados, el miedo a la soledad, etc.

Read more

Lo quiero dejar (pero estoy confundida): Los errores a evitar en el camino a la libertad

Lo quiero dejar (pero estoy confundida): Los errores a evitar en el camino a la libertad

confusionCuando lo quiero dejar, pero no puedo, este no poder se perpetúa con varios errores que comete la persona que quiere salirse de la relación que solo hacen que la maraña de emociones,  sensaciones y pensamientos que la atan a la relación se enreden más y sea más difícil cada vez más lograr sentirse libre para salirse o quedarse en la relación de una manera sana. Algunos de los errores más comunes que se comenten en el proceso son:

  • Hablar de más: intentan explicar a la otra persona lo que hace mal para que vea sus errores o hacerlo entrar “en razón”, dan información innecesaria a la otra persona acerca de sus planes de salirse de la relación o dan mensajes confusos (“ya no quiero estar con vos” y a los tres días “intentémoslo”)

Read more

Quiero dejarlo (pero no puedo)

Quiero dejarlo (pero no puedo)

Estadísticamente, enero es el mes de más trabajo para los abogados de divorcios. En diciembre, muchas parejas acostumbradas a sobrevivirse en la rutina, de pronto pasan demasiado tiempo juntos y el infierno en el que viven se vuelve tan evidente que empiezan a pensar seriamente en salirse de la relación.

Sin embargo,  muchas descubren (las mujeres toman la decisión en el 75% de las separaciones) que decir “quiero dejarlo” no es lo mismo a que pueda dejarlo. ¿Por qué no logran dejar la relación a pesar que es tan mala? Hay varios factores que atan, pero el problema principal es que estas relaciones suelen ser violentas. Esta violencia se  expresa como:

  • Daños al autoestima: Se da el mensaje que sin ellos no vas a poder o que nadie más va a quererte (por insoportable, loca, gorda o puta), o que te van a dejar sin nada (dinero, propiedades, hijos, amigos, etc.)
  • Amenazas: Que puede ser económica (no te voy a ayudar económicamente con los hijos o vas a perder la casa), física (te mato), o familiar (voy a dañar tu imagen frente a tus padres, hijos y/o familiares), incluso profesional (provocar tu despido)

Read more

¿Todas las parejas se pelean?

¿Todas las parejas se pelean?

todas las parejas peleanHay algunas frases, que de tanto repetirse, se asumen como verdades: “todos los hombres son iguales”, “no hay hombres fieles”, “hay que estar juntos por lo hijos” y “todas las parejas tienen problemas/se pelean” son solo algunas. Todas estas frases buscan hacer de lo incorrecto, algo normal y por lo tanto, excusable.
Esta idea de que todas las parejas se pelean ha sido repetida y vuelta a repetir por las parejas que en verdad tienen problemas como una forma de sentirse “normales” y así ayudarse a sí mismos a resignarse a que así es la vida y no hay nada más que hacer. Read more

Síndrome del hombre casado

Síndrome del hombre casado

En términos generales, el noviazgo es el mejor momento de la relación: No hay responsabilidades, ni cuentas, ni grandes preocupaciones. Estamos enamorados y lo único que hacemos es hacer visita y divertirnos juntos.

Si las cosas van bien, generalmente la cosa se pone seria y nos unimos más formalmente, ya sea en matrimonio formal o en unión de hecho. El cambio de estatus, nos hace cambiar nuestra percepción de nuestro rol en la relación de pareja, ya no me comporto como la novia o el novio, sino como la esposa o el marido.

En el caso de los hombres, este cambio incluye una serie de comportamientos característicos de esta nueva etapa, que me gusta llamar el Síndrome del Hombre Casado o SHC. El SHC se diagnostica cuando el hombre:

  • Deja de cuidar su apariencia y sus modales: Es decir, se suelta con el peso y con los pedos. Es cierto que la mujer también lo hace, pero el hombre tiende a hacerlo más rápido. Mantenernos atractivos y agradables para nuestra pareja juega un papel importante en el deseo sexual y en el gusto general que tenemos el uno por el otro. Estos dos aspectos se cuidan celosamente en el noviazgo, ¿por qué no en el matrimonio?

Read more