Sexo hasta el final

Sexo hasta el final

sexo hasta el finalCuerpos jóvenes y bellos, reproducción y poder, son algunas de las cosas que relacionamos con el sexo. Pero, ¿qué pasa con nuestra sexualidad cuando el tiempo pasa e, inexorablemente, dejamos de llenar el estereotipo de las parejas perfectas que tiene un sexo perfecto en las películas?

Cada día vivimos mas y esperamos que la vida sea más larga, mejor y más placentera. Aunque nuestros cuerpos y nuestras mentes van envejeciendo, podemos disfrutar de nuestro cuerpo hasta el último momento.

Muchas personas continúan siendo sexualmente activos toda su vida. La sexualidad va evolucionando con el tiempo, hay un aprendizaje y las facultades físicas ya no son las mismas y por tanto no podemos esperar el mismo patrón sexual que en un joven. Hablando en términos generales, la sexualidad va evolucionando de ser un acto enfocado en  la penetración a un acto más estelarizado por otras actividades sexuales como las aproximaciones físicas, caricias, ratos de intimidad emocional, de complicidad, relaciones de compañía o masturbaciones.

Mientras que la frecuencia o la habilidad para funcionar sexualmente generalmente disminuye modestamente mientras las personas van envejeciendo, la mayoría de los hombres y mujeres entre las edades de 50 a 80 años reportan estar interesados en el sexo y la intimidad. Según las estadísticas, entre las personas con parejas estables, reportaron tener sexo una o más veces por semana:

  • El 56% de las personas entre 45 y 59 años
  • El 46% de entre 60 a 70 años
  • El 34% entre los mayores de 70 años

Adicionalmente, la mitad de los encuestados mayores de 60 años quieren más sexo.

Y no solo hablamos de frecuencia, también es importante recalcar que las personas nunca dejan de considerar el sexo como importante para su calidad de vida y esta conciencia esta fundamentada: la gente que tiene más sexo vive más. Mientras más intima la conexión, más poderoso el efecto.

Si has tenido una vida sexual y afectiva activa y satisfactoria, es mas probable que la sigas teniendo y que además, busques activamente maneras de seguirla teniendo. Se ha comprobado que los cambios biológicos asociados al envejecimiento son menos pronunciados y la sexualidad es menos afectada si la actividad sexual es constante a lo largo de la vida.

Además, han habido algunos avances en cuanto al tratamiento médico de los síntomas fisiológicos que afectan la sexualidad a medida que envejecemos, sin embargo, los estudios muestran que solo una fracción de los adultos mayores que podrían ser tratados por problemas sexuales en realidad buscan ayuda médica. Además, muchos medicamentos pueden interferir en la función sexual pero su doctor puede ayudarlo a ajustar su medicación y darle sugerencias para mantener su vida sexual activa y grata.

También es una cuestión de calidad, y en este caso los estudios muestran que el 20% de las personas mayores de 65 tienen vidas sexuales que son mejores que en cualquier otro momento de sus vidas. Una de las ventajas de envejecer es que las relaciones interpersonales pueden tener mayor importancia a medida que los hijos y las vidas profesionales dejan de serlo. Los mayores pueden dedicar más tiempo y energía a mejorar sus vidas amorosas.

Otro hallazgo interesante: las personas encuentran a sus parejas sexuales más atractivas físicamente con el tiempo.

Otro obstáculo es lo social. Para los hombres, la biología es el impedimento más grande para el  sexo en la vejez, para las mujeres es la oportunidad y la disponibilidad.

En el caso de las mujeres mayores que han enviudado, se han divorciado o son solteras, encontrar una pareja puede ser particularmente difícil. Estadísticamente, el 32% de las mujeres mayores de 70 años tienen parejas, comparado con el 59% de los hombres del mismo grupo de edad. Las razones: las mujeres viven más que los hombres, y los hombres saludables tienden a escoger mujeres más jóvenes, son son juzgadas por la sociedad como menos atractivas que su contraparte masculina.

Para las personas mayores que si tienen pareja, uno de los obstáculos más comunes puede ser los hijos que pueden estar incómodos de ver a sus padres envejeciendo como seres sexuales. Estas actitudes o el temor a ser juzgados y/o criticados previenen que muchas personas mayores se vayan a vivir juntos o incluso lleven a casa a sus parejas sexuales.

Como vemos, lo importante es poder ir ampliando nuestra idea de sexualidad mientras nuestro cuerpo y facultades van cambiando para poder disfrutar de una sexualidad plena toda la vida.

¿Has visto cambios con respecto a tu sexualidad con el paso de los años?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

Ana Salgado

About Ana Salgado

Psicóloga clínica especialista en terapia sexual y de parejas formada en la prestigiosa Universidad de Barcelona. Divide su tiempo entre su exitosa práctica clínica, conferencias y su labor como columnista y bloguera. Para concertar una cita en línea, haz clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *