Los juegos que jugamos: Me quiere…no me quiere…

Los juegos que jugamos: Me quiere…no me quiere…

No quiero ser una traidora de mi género, pero tengo que admitir que este juego es especialmente femenino. Nos encanta poner “a prueba” a nuestra pareja para que nos pruebe su amor verdadero. Sin embargo, ideamos las estratagemas de tal manera que el examinado está destinado a fracasar y, como que eso fuera lo que quisiéramos escuchar, tomamos el resultado como prueba irrefutable de su falta de amor.

Así, las que tienen un marido que nunca se acuerda de las fechas importantes, año tras año esperan pacientemente a que él se vuelva a olvidarse, para decepcionarse y considerar el hecho como una prueba de su desamor. En vez de preguntarse: ¿Qué es lo que en realidad quiero? ¿Pasarme peleando y reclamando el día de mi aniversario, como todos los años? o ¿un regalo bonito, una rica cena y una buena noche de sexo? Para  cambiar la rutinay conseguir algo diferente de tu pareja, tenés que dejar a un lado tu ego y recordarle de alguna manera esta fecha especial: ponerle un mensaje de texto a su teléfono,  meterle una notita cariñosa en su agenda o llamar a su secretaria para que le recuerde que ya viene  el día de su aniversario.

De igual manera, las que “compraron” un marido poco afectivo, son incapaces de pedir explícitamente una muestra de cariño, sino que esperan inútilmente que un día él sea un hombre diferente al que desposaron y sea cariñoso espontáneamente, sólo para comprobar cada día que él nunca lo será y deduciendo como consecuencia que su marido no las quiere.

El proceso para dejar de sufrir inutilmente y conseguir lo que realmente querés es siempre el mismo:

  1. Identificar tu objetivo: Hacer lo que mejor conteste la pregunta ¿Qué es lo que quiero conseguir?
  2. Dejar a un lado el ego y las ideas preconcebidas  de cómo debe funcionar una relación: Si esperamos que él haga lo que nosotras haríamos, en vez de lo que la experiencia y la evidencia nos han enseñado que él haría, estamos condenadas a la decepción y al sufrimiento. Aceptá la realidad, lidiá con ella con inteligencia y astucia y obtené de ella lo mejor que podás.
  3. Transmitir el mensaje clara y explícitamente: Hay muchas maneras de comunicar lo que querés. Depende del objetivo a lograr se puede dejar el mensaje por escrito, mandar alguna señal preconcebida, y en algunos casos no queda más remedio que hablar claro.

¿Has puesto a prueba el amor de tu pareja?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...
Ana Salgado

About Ana Salgado

Psicóloga clínica especialista en terapia sexual y de parejas formada en la prestigiosa Universidad de Barcelona.
Divide su tiempo entre su exitosa práctica clínica, conferencias y su labor como columnista y bloguera.
Para concertar una cita en línea, haz clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *