Categorías
Confesión

Confesión : El placer de la Margot

Siempre pensé que eso de los tríos y el sexo en grupo eran exageraciones del cine porno; que era imposible en la gente normal hacer esas cosas sin tener celos. Hasta que conocí a la Margot y a su novio.
Margot fue mi compañera en las prácticas laborales cuando terminamos la carrera de ingeniería y en esos meses platicamos mucho sobre cosas personales, llegando en una ocasión a hablar de sexo y fantasías eróticas.
Ella me habló de su deseo por estar con dos hombres, sentir las caricias y besos en diferentes partes de su cuerpo, que dos hombres la mamaban al mismo tiempo, pasar su lengua por dos penes y metérselos en la boca y al final sentir las dos vergas penetrándola, por delante y por detrás.
A medida que iba explicándolo se iba excitando y usando palabras subidas de tono. Esa vez igual me excité y por primera vez lo hicimos, algo que sabíamos que pasaría en algún momento, y pasó; estábamos solos en la casa que servía de hospedaje al grupo de externos ubicados en el proyecto donde hacíamos las prácticas y con facilidad terminamos compartiendo un 69 muy rico en el cual dejamos nuestros orgasmos.
Después de hacerlo conversamos un rato más y Margot habló de nuevo del sexo en trío y me preguntó si me gustaría hacerlo; le dije mi teoría, que los celos naturales de la especie humana hacían que eso fuera solo una ficción del cine porno y ella me dijo que si yo sentiría celos estando con ella y su novio; le dije que yo no, pero de seguro su novio sí.
No volvimos a hablar del tema hasta unos meses después; un día en que estábamos de vacaciones en nuestras casas, me llamó y me dijo que ella y su novio me invitaban a salir esa tarde, ir a una casita en la laguna de Apoyo, un lugar que les prestaba un amigo para quedarse a dormir; me puse nervioso, creí que era una de sus bromas, con su humor ácido, pero después oí en el teléfono una voz de hombre, su novio saludándome y diciéndome que me animara, que él no era celoso y Margot le había contado que ya lo habíamos hecho, que le diéramos gusto a Margot con lo linda persona que era.
Yo a él lo conocía de larguito, solo de hola y adios, pero al final me animé y salí de mi casa empacando lo necesario para esa noche. Margot y Róger me esperaban en la terminal de buses y salimos hacia Apoyo. Ellos llevaban unas botellas de licor para calmar mis nervios y llegamos a la casita ya cayendo el sol. Arreglar un poco, acomodarnos y ya al rato estábamos brindando por el placer de Margot, que lo primero que dijo fue «yo me encargo de todo esta noche, yo les digo que vamos a hacer».
Ella inventó un jueguito de girar una botella y quitar algo de ropa a quien señalara la botella, además de un bailecito según la música que pusimos en un radio. Y así fuimos quedando sin ropa, al mismo tiempo que la excitación iba en aumento.
La Margot se acercó a Róger de espaldas y me hizo seña de acercarme, ella enmedio de los dos y nosotros besándola y acariciándola, Róger en el cuello y la espalda, yo en sus pechos, más grandes y más duritos con la emoción. Fui besándola hacia el vientre y de rodillas comencé a mamarla, pasando mi lengua por su clítoris con muchas ganas, mientras su novio hacía lo mismo en sus nalgas y sus piernas. Margot se fue por primera vez con lo que le hacíamos, pero quería más y nos llevó al borde de la cama, se sentó y mientras nosotros de pie quedábamos frente a ella, agarró nuestras vergas y comenzó a mamarlas, a meterlas en su boca, una por una, hasta que nos acercó más y se las puso juntas, abriendo la boca todo lo que podía para que entraran. «Mi amor, que tragona y deliciosa que sos» le dijo Róger y eso la excitó aún más, porque nos mamaba aún con más deseo hasta que quiso que la penetráramos; me empujó a la cama, para quedar acostado boca arriba, sacó el condón, me lo puso rápido y se enganchó sobre mi metiéndo mi verga en su vagina que estaba mojada y tibia; le dijo a Róger que se quedara de pie, detras de ella, que se pusiera un poquito de crema humectante en la verga, que se la metiera por el culo y con sus manos se abrió las nalgas para que él la penetrara por detras de forma más fácil.
Lo que pasó después fue increíble. Margot gritaba, gemía y se movía con fuerza, apretándose hacia mi para sentir mayor penetración en su vagina, pero también pegándose contra Róger para sentir su verga en el trasero; no se cuanto tiempo estuvimos en eso, la Margot gritaba y nos decía cosas, que quería sentir sus vergas adentro, que nos viniéramos con ella; y así terminó varias veces en orgasmos muy ricos. Yo, aun después de terminar, seguí moviéndome al ritmo de la Margot y creo que a su novio le pasaba lo mismo, porque nadie quería detenerse, con tanto placer que la Margot estaba sintiendo en ese momento.
Después de un rato más, la Margot se empezó a mover más despacio y a reirse con fuerza, se acostó sobre mi y agarró a Róger para que se mantuviera junto a ella, recostados los tres sobre la cama. Después nos reímos todos, con una risa de cómplices y nos quedamos acostados, la Margot en el medio y los dos apretados a ella. Soplaba un viento rico que venía de la laguna, un viento calmado y sin celos, que olía a placer, al aroma de la Margot y su fantasía.

autor: Soñador Despierto

 

Por Ana Salgado

Psicóloga clínica especialista en terapia sexual y de parejas formada en la prestigiosa Universidad de Barcelona.
Divide su tiempo entre su exitosa práctica clínica, conferencias y su labor como columnista y bloguera.
Para concertar una cita en línea, haz clic aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.