Es que él me hace enojar

Es que él me hace enojar

Estaba almorzando en un lugar público y llamó mi atención la historia que reportaba un noticiero de la nota roja. Era una historia de violencia en donde un hombre explicaba las razones por las que había dado  una brutal paliza a su cónyuge. Según él, “ella se lo había buscado” porque lo hizo enojar al no hacer lo que él le pedía.  Me fijé en las reacciones de los demás comensales y todas eran de desaprobación.

Lo peor es que todos pensamos lo mismo que ese hombre en la televisión, que las acciones, gestos, palabras u omisiones de los demás son la fuente de nuestros enojos. Esta creencia genera en nosotros:

  1. Una reacción, generalmente basada en “se lo buscó por hacerme enojar”.
  2. Un deseo de vengarnos de la persona que nos hizo sentir mal a nosotros.
  3. La evasión de la responsabilidad sobre nuestras propias emociones y las acciones que realizamos cuando las seguimos.

El enojo nos genera sensaciones desagradables que no experimentamos porque no nos conectamos con una sensación corporal y como consecuencia pensamos que es desde afuera que viene la sensación.

Esto, mezclado con la creencia de que el enojo me resuelve  cosas, me gana el respeto de los demás o me ayuda a conseguir que los demás hagan lo que yo quiero, ha generado que vivamos en un país lleno de personas que se autodenominan “de carácter fuerte”.

Las acciones incorrectas que realizamos enojados van desde el maltrato físico, las ofensas verbales hasta las malas intensiones mentales y la manipulación. Estas últimas son generadas especialmente por las personas que, al enojarse, callan. Existe la fantasía que porque no gritan,  están exentos de realizar acciones incorrectas con su enojo y aunque la expresión sea distinta, tiene las mismas consecuencias nefastas  para su vida y la de los que los rodean.

Tengo "caracter fuerte"

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...
Ana Salgado

About Ana Salgado

Psicóloga clínica especialista en terapia sexual y de parejas formada en la prestigiosa Universidad de Barcelona.
Divide su tiempo entre su exitosa práctica clínica, conferencias y su labor como columnista y bloguera.
Para concertar una cita en línea, haz clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *