Categorías
Sexualidad

Para ser amante y madre

Un hijo nos cambia la vida, y así debería ser. Es un cambio tan grande que es una de las crisis existenciales de la pareja porque la pareja debe romper su unidad para dar espacio a esta nueva persona. Esta crisis inicial es entendible, esperable y normal. Pero lo alarmante es la cantidad de parejas que dejan de serlo después de tener hijos. Se pierden una a la otra, dejan de hablar, de tener tiempo a solas, de salir y de tener sexo. Mala señal. Muchos padres se abandonan uno al otro en pro de los hijos y la familia, sin darse cuenta que ellos como pareja son el pilar de la familia y que la única manera de criar hijos felices es con padres felices y la única manera de estar felices como padres es tener una vida de pareja saludable. Mantener una vida de pareja saludable, con todas las presiones del día a día, es un reto que necesita mucha voluntad. Dicha voluntad solo nace de la profunda convicción de que mi relación de pareja es prioritaria y necesita atención, cuidado constante y tiempo de calidad. Algunas maneras de lograr darle a la relación de pareja el lugar que merece son:

  • Una base de operaciones: Para la mayoría de las parejas, la base de operaciones es el cuarto que comparten. Éste es el lugar donde tienen intimidad, hace el amor, platican sobre su día y hasta pelean. Este espacio debe ser respetado y protegido de toda invasión. Nada de niños durmiendo entre ustedes, los niños deben ser enseñados a tocar la puerta del cuarto antes de entrar e inclusive, que a algunas horas hasta tocar la puerta está restringido.
  • Tiempo de calidad: Especialmente para las madres primerizas esto es un problema. Les da cargo de conciencia dejar a su vástago por una actividad tan “egoísta” como salir a divertirse a solas con su pareja. Y no estoy para nada fomentando la irresponsabilidad, pero sí es necesario que la pareja tenga un tiempo exclusivo a solas. Consíganse una niñera de confianza, pidan favor a los abuelos, los tíos o algunos amigos de confianza y reconéctense. Si no da el dinero, den vueltas a la manzana, pero salgan de la casa por lo menos una vez cada semana y procúrense tiempo para platicar de cosas de adultos, por decreto.

Priorice su relación, cuídela, dele espacio y tiempo. ¡Hágalo por sus hijos! para que ellos disfruten de una familia unida, saludable y feliz.

Para ver más… http://youtu.be/1UValXbxIOQ

Ahora que tenemos hijos...

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

Por Ana Salgado

Psicóloga clínica especialista en terapia sexual y de parejas formada en la prestigiosa Universidad de Barcelona.
Divide su tiempo entre su exitosa práctica clínica, conferencias y su labor como columnista y bloguera.
Para concertar una cita en línea, haz clic aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.